Vuelta al mundo

Qué ver en nuestro viaje a La Habana, Cuba

La isla de Cuba es una atracción durante todo el año gracias a sus playas y una historia peculiar que tiene mucho que contar. En este caso, hacemos parada en La Habana, una de las ciudades más importantes de la isla, y eje neurálgico de la política y administración.

Sin duda alguna, empezar por La Habana Vieja es un hallazgo al ser nombrada patrimonio de la Humanidad y englobar edificios de diversas épocas y rincones que la hacen diferente. Destacamos que se trata de la zona más antigua de la capital cubana, en la que convergen desde comercio tradicional a restaurantes más modernos o coctelerías de siempre que son atracción de los turistas.

Una vez hemos dado vueltas por el barrio de La Habana Vieja, nada mejor que dejarnos guiar por el malecón. El paseo marítimo por excelencia, lugar de paso de transeúntes que quieren ver el mar y dar un repaso a los edificios emblemáticos, las estatuas de importantes políticos y de los hoteles que están a primera línea de mar en la ciudad.

Y en cuestión de edificios es importante no perdernos el capitolio, similar al de diferentes ciudades norteamericanas, ni tampoco el castillo de los Tres Reyes Magos del Morro, símbolo de la ciudad de La Habana, una fortificación que se preserva y que esconde salones y espacios en los que se concentran diversas exposiciones.

El Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso» es también un edificio que vale la pena visitar en nuestra estancia en la ciudad. Es la sede del Ballet Nacional de Cuba, una de las principales instituciones culturales de la capital cubana, y al margen de su poderosa arquitectura, podemos ver alguna de las representaciones que allí tienen lugar.

La Habana cuenta con más fortalezas y castillos. Es de renombre el castillo de San Salvador de La Punta que sirvió como defensa de la entrada de la bahía y tiene construcción poligonal sencilla sin ornamentos. Si queremos algo de ocio, a la Floridita habrá que ir, siempre que se pueda entrar, porque es el bar más visitado de la ciudad, y nos atrevemos a decir de la isla. Data del año 1817 y es famoso porque a él acudía el escritor y periodista Ernest Hemingway a tomarse unos daiquiris.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies