Tailandia

Tres razones básicas por las que viajarás a Tailandia

Tailandia, un destino top del Sudeste Asiático con el que conectarás desde el primer momento por su cultura, su historia, sus paisajes, su gastronomía… Un destino perfecto, tanto para los más aventureros, como para los que prefieren descansar y alejarse de la rutina occidental.

Si eres de los afortunados que ha decidido hacer un viaje a Tailandia organizado, y has empezado a buscar información sobre este paradero de ensueño, pero necesitas más razones para convencerte de tu nueva aventura, te damos tres razones por las que merece la pena visitar el antiguo reino de Siam.

 


¿Quieres una Guía Completa de Nueva York Gratis?

Templos y monasterios

Sin duda, la religión budista (practicada por más del 90% de su población) y sus monasterios son un principal atractivo turístico del país. Los más de 500 templos que alberga el país (400 de los cuales se encuentran en Bangkok) hacen tributo e idolatran su mitología, con construcciones arquitectónicas llenas de color, oro o jardines espectaculares con plantas exóticas (como los Jardines de Nong Nooch de la localidad de Pattaya).

Recomendamos visitar el Templo del Buda de Oro (Wat Traimit) de Bangkok, con la estatua de oro macizo más importante del planeta y un peso de más de 5 toneladas.

Otros templos de gran relevancia son el Wat Rong Khun (Pa O Don Chai), Wat Pho, también conocido como el Templo del Buda reclinado, o Wat Phra Kaew, considerado como el templo más importante y venerado del país.

Viajes organizados a Tailandia

Imagen: exoticca.com

 

Mercado y gastronomía

Uno de los aspectos más sorprendentes de Tailandia, especialmente en la ciudad de Bangkok, es que siempre habrá un rincón para vender algún producto.

Los mercados tailandeses se caracterizan por ser grandes áreas de negocios, idóneas para el regateo, bastante masificadas y con una dosis de carácter artesano, mezclado con puestos de comida y bebida para degustar la gastronomía local.

El mercado más grande del país es el Chatuchak de Bangkok, con más de 15.000 puestos y visitado cada día por más de 200.000 personas – aunque solo abre en festivos y fines de semana.

La comida tailandesa también es espectacular. Es un claro ejemplo de la comida oriental de verdad, nada que ver con lo que comemos aquí como “asiático”. Le añaden picante a prácticamente todos los platos y combinan como maestros las especias para aportar sabores sorprendentes. En los puestos ambulantes de la calle podrás probar cualquiera de sus delicias. El Pad Thai, el Nám tok y las salsas Nam Phrik, son tres platos tradicionales que deberías degustar.

 

Playas paradisíacas

Más allá de todo el bullicio y la masificación de la población, Tailandia es también conocida por sus playas y por ser un lugar en el que desconectar de todo para conectar únicamente con la naturaleza y nosotros mismos. Puede resultar un tanto místico, pero el agua cristalina, la vegetación exuberante, la tranquilidad y el clima, harán crecer tu paz interior sin quererlo.

La playa de Ao Pra (Koh Mak) es prácticamente virgen. Sin ningún tipo de explotación turística, más que el propio paisaje y su inmensidad. Algunos viajeros han tenido la suerte de encontrársela totalmente desierta, por lo que la experiencia puede ser sensacional.

La playa de Na (Koh Miang) se encuentra en una de las 9 islas del parque nacional de Koh Similan, considerado un paraíso para practicar submarinismo.

Planifícate el viaje con tiempo y aprovecha cada día para vivir una experiencia inolvidable, porque todos los rincones de Tailandia valen la pena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies