Vuelta al mundo

4 preguntas que debes hacerte antes de marcharte a estudiar fuera

Marcharse a estudiar fuera de casa es una opción muy apetecible para la mayoría de estudiantes. Se trata de una oportunidad única para iniciar el proceso de emancipación, conocer nuevas personas, explorar una nueva ciudad, conocer nuevas formas de vida y en definitiva abrir nuestra mente a nuevos mundos.

Aun así, no se trata de una decisión que debamos tomar a la ligera ya que posiblemente el resultado de esta experiencia condicionará el resto de nuestra vida. De hecho, marcharse a estudiar fuera conlleva ciertos peligros. Algunos estudiantes se centran tanto en disfrutar de su tiempo de ocio que acaban olvidándose de los estudios, y finalmente abandonándolos y volviendo a casa de sus padres.

Centrarse demasiado en el ocio puede conllevar el abandono de los estudios y el regreso a casa de los padres

Por eso mismo en este post te planteamos cuatro preguntas que deberías hacerte antes de tomar esta decisión, para asegurarte que acabará siendo una experiencia satisfactoria para todos.

estudiar fuera

¿Por qué me voy?

¿Por qué te estás marchando? ¿Qué es lo que más te atrae de esta experiencia? Quizás los estudios escogidos no se pueden cursar en tu ciudad de origen, las notas de corte te obligan a trasladarte o sencillamente te sientes atraído por la ciudad de destino. Sea cual sea la razón lo más importante es que cuentes con la motivación suficiente como para llevar esta experiencia a cabo, en algunos momentos más bajos necesitarás este pequeño empuje.

¿Cuánto me cuesta?

¿Cómo vas a costearte todos los gastos asociados? No tiene nada que ver quedarse estudiando en casa de los padres que mudarse a una residencia universitaria en Barcelona, por ejemplo. En el caso de que te lo vayan a costear tus padres, sopesa el esfuerzo económico que les supone a ellos para que nunca pierdas el rumbo y tengas en cuenta que en esta experiencia, además de disfrutar mucho, estás adquiriendo una responsabilidad muy importante; la de recompensar el esfuerzo de tus padres.

¿Estoy preparado para emanciparme?

Y ya que estamos hablando de responsabilidades hablemos de otras inherentes al marchar de casa. Recuerda que ahora tú serás el único responsable de tu alimentación, el mantenimiento de tu habitación o casa, tendrás que enfrentarte a los problemas cotidianos por ti mismo… ¿Estás preparado para todo esto? Sin duda merecerá la pena, sentirás como coges las riendas de tu propia vida.

¿Quiero conocer gente nueva?

Cuando comienzas una vida nueva en otra ciudad debes tener toda la predisposición posible para conocer gente nueva. Con una actitud cerrada y esquiva ante los demás tu experiencia universitaria probablemente será aburrida y monótona. Prepárate para conocer gente de todas partes y de todos los tipos, dejando siempre los prejuicios en casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies